¿ES TU CASA EFICIENTE?

¿TU CASA ES EFICIENTE?

A la hora de llevar a cabo una reforma sobre una vivienda es muy importante no limitarnos solo a los aspectos estéticos de ésta, ya que a pesar de ser la cara visible de la actuación, no son los únicos que nos va a reportar confort y calidad de vida.

Actualmente la eficiencia energética es un campo que ha entrado fuerte en nuestro día a día. Cada vez estamos más concienciados de la necesidad de minimizar nuestros consumos, no solo por la reducción que esto supone en nuestras facturas, sino también por el impacto medioambiental que provocan.

Los factores que influyen en el consumo energético de nuestra vivienda son muchos. En ocasiones no nos será posible actuar sobre ellos una vez construida, como es caso de su orientación, ubicación o geometría. En otros casos la actuación será factible y sencilla, existiendo en la actualidad múltiples opciones, de entre las que deberemos escoger la que más nos convenga en función de las necesidades de nuestro hogar y de nuestra familia.

El sector residencial consume cerca del 25% de la energía total de nuestro país. Dentro de este porcentaje la mayor parte, aproximadamente el 40%, se destina a la climatización. Se trata de un porcentaje muy elevado que deriva de la antigüedad de nuestro parque de viviendas. Por ello, las actuaciones sobre la envolvente térmica son uno de los aspectos básicos a tener en cuenta.

El aislamiento de la envolvente es fundamental, pero a pesar de ello la gran mayoría de las viviendas anteriores a los años 80 no lo tienen. Sobre las fachadas nos es posible actuar desde una perspectiva individual, únicamente en nuestra vivienda, o global, en toda la edificación. Las opciones van desde la colocación de trasdosados por la cara interior, hasta la ejecución de una nueva fachada ventilada por el exterior, pasando por otras opciones como el relleno de la cámara de aire con un material aislante.

Otro punto indispensable de actuación son las ventanas, ya que si sus propiedades aislantes son bajas serán un puente térmico muy grande, que mermará las condiciones interiores de confort. Actualmente las carpinterías de aluminio con rotura de puente térmico, las de PVC, los vidrios con cámara de aire interior y los nuevos vidrios de baja emisividad reducirán en gran medida las pérdidas que se producen por los huecos de fachada, reduciéndolas hasta en un 70%.

La instalación de fuentes de energía renovables en nuestra vivienda también ayudará a reducir los consumos eléctricos y de gas. Los ya conocidos sistemas solares térmicos de apoyo a la producción de agua caliente sanitaria son una buena opción para su instalación en comunidades de vecinos. España, por su situación geográfica y su climatología, recibe una radiación solar muy superior a la de otras zonas del planeta y por ello, es importante que aprendamos a sacar todo el partido que este recurso nos ofrece.

Otro aspecto importante es la actualización de nuestras instalaciones sustituyendo, por ejemplo, las antiguas calderas por otras nuevas con mayores rendimientos.

Aparte de todo esto, actuaciones sencillas como cambiar nuestras luminarios por luminarias de bajo consumo también supondrán una pequeña repercusión sobre nuestro recibo eléctrico.