¿ALQUILAR O COMPRAR?

Captura de pantalla 2017-09-11 a las 18.27.38.png

¿Alquilar o comprar?

El mercado inmobiliario en los últimos ocho años ha experimentado un giro de 360º. Tras la explosión de la burbuja inmobiliaria se ha producido un importante cambio de mentalidad entre los españoles, pasando de la fiebre por comprar a una actitud mucho más propensa al alquiler, permaneciendo a la espera de que los precios toquen fondo para que se dé la situación óptima de mercado y poder comprar un piso.

Desde finales del 2014 hasta ahora ha habido un cambio de tendencia, por el cual se ha hecho notorio entre la población el convencimiento de que la caída de precios ha llegado a su fin, con la consecuente reavivación de la compra de vivienda. Por ello, este año han aumentado las operaciones en un 25%, lo cual en la gran mayoría de los casos no se ha visto traducido en un aumento de precios.

Durante estos años de crisis, una gran parte de la población se ha decantado por el mercado del alquiler, lo cual, dependiendo de la situación personal de cada uno puede ser la única e incluso la mejor opción.

El primer factor clave para decidirse a comprar piso es la movilidad, ya que si se va a estar en una ciudad de manera temporal no tiene ningún sentido decidirte a comprar un piso allí. En el momento en que ya has decidido echar raíces en un lugar y tus condiciones laborales te lo permiten, tal vez sea el momento de aventurarte en la compra de una vivienda.

¿Por qué? Aunque nos parezca lejano hay que prepararse para el futuro. Es una evidencia que el sistema de pensiones en España (el cual puede calificarse como piramidal) se encuentra en detrimento. Ninguno de nosotros tendremos una pensión como la de nuestros padres y mucho menos como la de nuestros abuelos. Todo ello motivado por la prolongación de la esperanza de vida y la cada vez más baja tasa de natalidad. Por ello, el pobre pensionista del futuro, si no posee un ahorro privado y encima tiene que seguir pagando un alquiler, se encontrará en una situación en la que a ninguno de nosotros nos gustaría vernos.

Por otro lado, el pagar una hipoteca frente a un alquiler, supone unas ventajas:

En primer lugar, es una forma de ahorro, ya que construyes un patrimonio para el futuro.
En segundo lugar (A excepción de las variaciones del Euribor) la cuota de una hipoteca, y sobre todo si es fija, se va a mantener igual durante la vida de la misma, mientras que los alquileres se revalorizan en proporción al precio de la vida (IPC).

Además, para los sibaritas del interiorismo como nosotros, en un piso de alquiler no vas a poder hacer las reformas que desees, ni adecuarlo a tu estilo como lo harías en tu propio hogar.

Finalmente, para aquellos indecisos que no saben muy bien que va a ser de su vida, el alquiler con opción de compra se postula como una gran opción. Ya que es una cómoda forma de vivir de alquiler a la vez que se recoge ese 20% de ahorro que te exigen los bancos.