NO LO OLVIDES

Por motivos de seguridad y de eficiencia, deberíamos renovar las instalaciones eléctricas de nuestro hogar cada 15 años aproximadamente. No hacerlo puede suponer un incendio o incluso una electrocución, además las casas cada vez demandan más potencia por la colocación de más tomas y puntos de luz.

Todos los circuitos salen desde el cuadro de mando y se dividen en varios circuitos que se controlan mediante unos pequeños interruptores automáticos (PIAs) que se desconectan cuando hay una sobrecarga o un cortocircuito. En caso de que haya un interruptor o enchufe roto o incluso suelto, se pueden provocar chispas al conectar los aparatos y esto es tremendamente peligroso. Si además los cables se recalientan o huele a quemado, mejor cambia la instalación cuanto antes. También te recomendamos una revisión para evitar problemas si los cables están envueltos en materiales textiles o si vives en una casa antigua o tiene más de 15 años. 

En caso de que estés pensando en renovar la instalación eléctrica, no dudes en llamarnos para pedir presupuesto sin ningún compromiso.